Top

Modelo de Gestión

Nuestra especialidad es la inversión del patrimonio financiero en diferentes activos con diferentes rendimientos y riesgos para que este conjunto de inversiones genere la rentabilidad esperada en un determinado plazo de tiempo. De una forma muy simplificada podríamos considerar que existen tres grandes universos de inversión:

  • Inversiones de riesgo elevado: renta variable y productos derivados. En entornos normales una cartera invertida directamente en acciones cotizadas en mercados occidentales, Estados Unidos y Europa, ha ofrecido rentabilidades promedio del entorno del 12% más las posibles ganancias por el cobro de dividendos. El riesgo asociado a esta inversión (volatilidad) ha estado en el entorno del 18%. Estas dos magnitudes de rentabilidad y volatilidad se han visto muy afectadas en los dos últimos años como consecuencia de la crisis que todavía perdura, especialmente en lo referente al riesgo.
  • Inversiones de riesgo medio: renta fija a medio y largo plazo. Generalizando, la renta fija es la emisión de títulos de deuda por parte de estados o de compañías privadas. Tiene dos grandes riesgos asociados: la solvencia del emisor, de tal forma que cumpla con sus compromisos del pago de los cupones y de la devolución del capital a su vencimiento y, la evolución de los tipos de interés de mercado (si éstos subiesen la inversión en renta fija podría entrar en pérdidas). La rentabilidad esperada se situaría en el intervalo del 3% al 6%.
  • Inversiones de riesgo bajo o sin riesgo: son las denominadas comúnmente inversiones en el mercado monetario: letras del tesoro y depósitos bancarios. Su único riesgo es la solvencia de la entidad financiera en la que se contrata el depósito. Los tipos de interés de los depósitos bancarios están muy afectados por las necesidades comerciales de captación de dinero por parte de bancos y cajas de ahorro, su rentabilidad esperada se sitúa entre el 0,5% y el 3%.

Gestión de patrimonios: estrategia.

by Maxima